Biografía

rozo foto 

En la primera imagen hay un niño rubio de pelo desordenado y ojos verdes inquietos, que observa atento las manos de su tío Pedro. Las manos que ponían los negativos dentro de un carrete, que preparaban los líquidos, que hacían cálculos en la ampliadora. Las manos que transformaban el baño de la casa de los abuelos en el barrio San Carlos de Bogotá en un cuarto oscuro improvisado, en el que el niño mira con ojos abiertos y de asombro la magia que hace el tío Pedro al convertir los negativos en fotografías a blanco y negro. Por ese tiempo, con ocho años, Camilo Rozo recibió como regalo una vieja cámara Brownie.

En la segunda imagen  está Rozo de 16 años, tomando las primeras clases de fotografía con el maestro colombiano Hernando Oliveros, uno de los primeros fotoreporteros destacados del país. Diez años más tarde se ve a Rozo en Londres, estudiando en el Camden Community College y Bromley C.C., recibiendo clases con Liam Bailey, un fotógrafo con cierto reconocimiento en la ciudad, quien por primera vez destacó su trabajo. En los dos años que siguieron está el muchacho viajando por India, Nepal, China, Vietman, Laos, Tailandia, Malasia, Indonesia y Australia, entrenándose en el oficio.

En 2000 se ve a Rozo regresando a Colombia, entregando su portafolio a periódicos y revistas, recibiendo una llamada de la revista SoHo para empezar a hacer parte de su staff de fotografía. Las instrucciones eran sencillas: él debía acompañar a grandes cronistas en su trabajo y convertir en imágenes las temáticas que ellos iban a narrar. Acompañó a Alberto Salcedo Ramos, a Germán Castro Caycedo, a Gustavo Gómez, a Piedad Bonet, a María Jimena Duzán, a Juanita León, a Juan Gossaín, a Andres Felipe Solano, a Héctor Rincón, y a muchos otros. De sus largos años en SoHo hay tres trabajos que bien podrían ser los más recordados, los más destacados: Un país de mutilados (crónica sobre minas antipersonales, de Alberto Salcedo), La eterna parranda de Diomedes (perfil escrito por Alberto Salcedo) y Cinco retratos de muertes solitarias (de Adolfo Zableh).

En el 2006 está Camilo Rozo en Nueva York, en el ICP (International Center of Photography), estudiando narrativa fotográfica e iluminación. En la imagen se ve a Rozo recibiendo instrucciones del “respetado profesor y director del ICP” Robert Blake. Él, que alguna vez se sentó a estudiar con juicio el trabajo de Rozo (el que venía haciendo en Colombia con revistas como SoHo y Rolling Stone), le lanzó una sentencia definitiva. “Hay algo que le está haciendo falta a sus retratos. Le hace falta la luz que revele a su sujeto”.  Dos años más tarde está Rozo recibiendo un entrenamiento en Austria luego de haber ganado el Red Bull Photo Challenge, una competencia que lanzó la compañía para elegir los fotógrafos del mundo que harían parte de su agencia Photofiles. En las siguientes imágenes se ve a Rozo colaborando en revistas como Gato Pardo, Rolling Stone, Avianca, Arcadia, publicaciones de la casa Editorial El Tiempo, El Librero (donde trabaja actualmente). También, trabajando en fotografía comercial, publicitaria y documental. 

 C.G.T

Subir

Joomla extensions by ZooTemplate.com